Tacones altos, juanetes cercanos

http://blog.clinicacemtro.com/tribuna-libre/tacones-altos-juanetes-cercanos/

Tacones altos, juanetes cercanos

El doctor Rubén Sánchez-Gómez, del servicio de podología de la Clínica CEMTRO, ha participado en el 21º congreso mundial de podología celebrado del 17 al 19 de octubre en Roma, Italia. El Dr. Sánchez-Gómez presentó una ponencia bajo el nombre de “Alteraciones biomecánicas en la primera articulación metatarsiana por el uso de tacones altos”. Ya de vuelta, ha escrito un artículo para que conozcamos el contenido de su charla. Desde aquí se lo agradecemos.
Dr. Rubén Sánchez-Gómez
Según las últimas revisiones, los datos muestran que entre el 39% y el 80% de las mujeres usan de manera cotidiana tacón alto. Y según los estudios, la tan conocida desviación del dedo gordo, llamada comúnmente “Juanete”, afecta a casi un 60% de las mujeres mayores de 50 años (sin desestimar la incidencia en población menor a esta edad, que aunque inferior, también está presente).
El juanete y los tacones
Como las estadísticas tan sólo son eso, diremos que el Hallux Abductus Valgus (HAV- Juanete) es causa frecuente de dolor en el pie y además, provoca alteraciones en la pisada que pueden conllevar otro tipo de problemas secundarios, afectando incluso a la espalda lumbar. Por tanto, la terapia preventiva es vital para poder esquivar estos problemas concretos y adyacentes a esta desviación falángica y metatarsal. Una vez que la deformidad se ha instaurado, las técnicas paliativas son tan sólo de mejora del dolor, pero la desviación ósea y la pérdida de movilidad, son irrecuperables. En estadíos finales, la artrosis y la incapacidad funcional obligan a recurrir al quirófano para el tratamiento de dicha patología, y aunque la cirugía del pie ha mejorado muchísimo, siempre es recomendable no llegar a este punto.
ruben podologia
Y dentro de las causas que provocan el juanete, cabe destacar el calzado. No hace falta decir que el calzado con punta estrecha, como es obvio, disminuye notablemente el espacio para albergar los dedos, y por tanto los hace sufrir. Tampoco hace falta reseñar que los zapatos de puntera estrecha hacen el efecto “embudo” y que, aunque muchas pacientes digan “si a mi no me llega el pie a la punta”, durante el ciclo de la marcha, hay una fase (la de despegue de talón), en la que el pie impacta contra la puntera del zapato en el que está metido, obligando al dedo gordo a desviarse también.
Lo que si hace falta aclarar es que, según un reciente estudio que hemos publicado a nivel mundial (http://www.fipworldcongress.org/ ), no sólo es la puntera estrecha la que produce la deformidad. En este trabajo se estudiaron 80 mujeres sanas (sin juanete) y se las midió con y sin zapatos de tacón pero sin puntera estrecha, comprobando que los dos huesos que se desvían en el HAV, esto es, la falange proximal del hallux y el primer metatarsiano, lo hacían según se aumentaba la altura de dichos tacones. Cuando se quitaban el tacón, el dedo volvía a la normalidad. Por tanto, con este estudio hemos demostrado que usar tacones altos (a partir de 3cm), de manera continua, provocará la pequeña desviación de los huesos y a la larga, de manera acumulativa, se instaurará la deformidad crónica, el Hallux Abductus Valgus, o Juanete.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.