Neuroma de Morton

El origen de los juanetes

http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101549502#.UhUHnZIz2So

VIDA Y SALUD

El origen de los juanetes

Viernes, 16 de Agosto de 2013
DEFORMACIÓN. Los juanetes afectan los pies y aparecen más en mujeres que en hombres por el mismo uso de zapatos inapropiados.
DEFORMACIÓN. Los juanetes afectan los pies y aparecen más en mujeres que en hombres por el mismo uso de zapatos inapropiados.
Esta condición se produce por el uso de zapatos estrechos. Los juanetes, nombrados también Hallux Valgus, son la desviación de la articulación de la base del dedo gordo del pie, dando lugar a una prominencia generalmente dolorosa.
En otras palabras, el dedo gordo se desvía hacia el segundo, lo cual produce dolor.
Lo que provocan
Causan deformaciones del pie, como el pie equinovaro (zambo) o pie plano, artritis reumatoide, síndrome de Ehlers-Danlos, en el que, en su forma más sencilla, por escasez de colágeno, las articulaciones tienden a ser mucho más flexibles de lo normal.
Además, se presenta el síndrome de Marfan clásico, en el que hay un crecimiento descontrolado de los huesos, el daño por traumatismo (como un golpe muy severo) que pueda llevar a un esguince o luxación de la articulación del dedo en cuestión.
La obesidad y el sobrepeso no son recomendables porque provocan pronación (rotación hacia el interior) del pie al caminar o correr, lo que da como resultado mayor presión en la articulación del dedo gordo, desviándolo hacia el segundo dedo.
A todo lo anterior se suma el uso de zapatos estrechos, que terminen en punta o con un tacón mayor a 7 cm.
Síntomas y signos
El dolor de larga duración con la sensación de punzadas a nivel de la articulación del dedo gordo, que se incrementa con el uso del tipo de calzado y el estar mucho tiempo de pie o caminando, es el principal síntoma.
Pero, también destacan el aumento de volumen (bunio) a nivel de la articulación mencionada, la deformidad del dedo con la desviación hacia donde se encuentran los otros dedos del pie.
En este caso la intervención del médico es importante, para que a través de radiografías confirme el diagnóstico y evalúe el grado de deformidad que exista.
El tratamiento
Se recomienda sobre todo el uso de calzado de horma ancha con un tacón que no supere los 7 cm de altura, usar cojinetes de protección a nivel del bunio para disminuir la fricción con el calzado, aplicar hielo local para disminuir la inflamación.
Además es usual el uso de férulas para el primer dedo del pie para disminuir la desviación articular.
La rehabilitación ayuda a mejorar la marcha y disminuir las molestias.
Si los tratamientos anteriores no dan resultados, la opción es el tratamiento quirúrgico.